Publicado el: 03/12/18

MAEDA NO SÓLO ES EL APELLIDO DE MATASABURO Y DE SU HIJO, IKUO. ES TAMBIÉN LA ESENCIA DEL DISEÑO QUE RESPIRAN DOS DE NUESTROS FAVORITOS: EL MAZDA RX-7 Y EL MAZDA RX-8. CONOCE ESTA APASIONANTE HISTORIA.


Matasaburo Maeda fue el líder del equipo de diseño de la primera generación del Mazda RX-7, y su hijo, Ikuo, es líder del equipo de diseño del modelo sucesor, el RX-8. ¿Fue producto del destino, algo en su ADN, o un plan de su padre? “A pesar de que la palabra ‘diseñador’ suena atractiva, el trabajo en sí es arduo, y por eso nunca lo llevé a casa”, comenta Matasaburo.

Sin embargo, Ikuo recuerda que los legendarios diseñadores automotrices Giorgetto Giugiaro y Nuccio Bertone visitaron su hogar: “A pesar de que nunca pensé convertirme en diseñador de automóviles, este entorno posiblemente influyó en mí, ya que siempre supe que quería dedicarme a crear algo, ser un creador de alguna manera".

Después de terminar su carrera en diseño industrial en la Universidad de Kioto, Ikuo comenzó a trabajar en Mazda en 1982; su tarea fue diseñar al sustituto del icónico modelo con el que trabajaba su padre, el RX-7. Matasaburo se enteró que su hijo colaboraba en parte de la continuación de su legado tan sólo tres meses antes de que el RX-8 saliera a la venta, en el 2003.

"Un día Ikuo me mostró un folleto con la foto del Mazda RX-8", cuenta Matasaburo. "Me pidió que le diera mi opinión al respecto. Le dije -Oh, es bastante bueno-. También es el caso del Mazda 2… la verdad, hay algo en sus diseños que simplemente me impacta. No se trata de que sea mi hijo. Probablemente es el ADN de Mazda".


Ikuo cree que la filosofía de diseño de su padre y la suya se diferencian en una cosa: "Si el diseño de mi padre es considerado discreto y elegante, mis diseños son dinámicos y a la vez llenos de movimiento. Él recibió entrenamiento como ingeniero, y su trabajo refleja una tendencia hacia lo sencillo y funcional; mientras que yo, busco romper con esa tendencia y representar a Mazda como una marca más dinámica y emocional", explicó.

"Sin embargo, pese a que nuestras expresiones son tan diferentes", prosigue Ikuo, "como diseñadores, ambos implementamos el diseño con racionalidad y funcionalidad".

En la actualidad, Ikuo aplica su propia visión particular a los diseños de Mazda. "De tal palo, tal astilla".